Carlos Bustamante, culpable de asesinar y descuartizar a su pareja Nancy Paola Reyes

Carlos Bustamante, culpable de asesinar y descuartizar a su pareja Nancy Paola Reyes

23 de noviembre 2022

El tribunal popular, que leyó el veredicto al acusado, ha votado por unanimidad un contundente veredicto.

Carlos Bustamante, culpable de asesinar y descuartizar a su pareja Nancy Paola Reyes

El jurado del caso de Nancy Paola Reyes ha declarado culpable de asesinato, aborto y profanación de cadáver a Carlos Andrés Bustamante, la pareja de la asesinada y el hombre que viajó con ella a Santander en el verano de 2020 desde Ciudad Real, cuando fue asesinada, descuartizada y su cadáver abandonado en un lugar recóndito de la capital cántabra.

El tribunal popular, que leyó el veredicto al acusado, ha votado por unanimidad un contundente veredicto, en sintonía con los planteamientos de las acusaciones, en este caso ejercidas por la fiscalía, la acusación particular (familia de la víctima) y popular (Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha).

El fiscal de Violencia sobre la Mujer de Ciudad Real Jesús Gil, que en principio pidió 33 años y cinco meses de cárcel, por los tres delitos, ha solicitado que se impongan «las penas más altas» a tenor de la «brutal acción», a lo que se han adherido los abogados de la acusación particular Dionisio Guijarro y de la Junta de Castilla-La Mancha, María Teresa Ruiz-Valdepeñas.

La defensa anuncia recurso de apelación

Jesús Medina, el abogado defensor del acusado, ha anunciado que habrá recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha. Respecto a la abultada responsabilidad civil que se pide para Bustamante ha puesto el acento en que el acusado, que lleva en prisión preventiva más de dos años, es insolvente.

La condena final la dictará la magistrada de la sección segunda Almudena Buzón que ha presidido el juicio en la sección segunda de la Audiencia celebrado en las últimas tres semanas.

El caso de Nancy Reyes y los testimonios en el juicio

Nancy Paola Reyes, de 29 años cuando fue asesinada, y Carlos Bustamante, que ha cumplido los 31 años, se conocieron a primeros de 2020 en Ciudad Real y empezaron a convivir. Se marcharon a Santander en verano y alquilaron un estudio. Se cree que el crimen se cometió entre las 11:30 y las 15:00 horas del 20 de agosto, que Bustamante estranguló a su novia y después la descuartizó, repartió los restos en cuatro bolsas y los arrojó a un lugar abrupto y apartado próximo al parque del Agua de Santander, en el que fueron descubiertos el 17 de septiembre.

26 de agosto de 2020: Nancy ha desaparecido

La Policía Nacional de Ciudad Real inició la investigación como un caso de desaparición con posible violencia de género el 26 de agosto, el día que los hermanos de Nancy pusieron la denuncia porque no sabían nada de ella desde el 20 o el 19 de agosto, lo último es que se había ido a Santander con Carlos Andrés.

Un día antes de esta denuncia formal los agentes del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional recibieron una inquietante visita de la propia madre del acusado alertando de que temía por la vida de esta misma persona, su nuera. La mujer, que según los policías quería contar, pero temía denunciar a su hijo, les habló del carácter violento de su hijo, con antecedente por violencia de género, y les facilitó un más que preocupante mensaje de texto de Nancy Paola que recibió a las 00.38 horas de la madrugada del 20 de agosto, unas doce antes de morir.

El mensaje de Nancy a su suegra: intuyó que iba a morir

“Hola, buenas noches, espero que esté bien, a Carlos no le mande más dinero porque él solo toma y toma y le vale un pepino la vida. No puedo con él, cada vez que trabajo se pone de mal humor y empieza con la peleadera, un día todo bien y al otro todo mal. Ando arrastrada, sin dinero, porque no me deja trabajar en paz, cualquier día de estos lo dejo tirado (…) ya no hay respeto, no voy a permitir que me toque más, voy a llamar a la policía y voy a pedir una orden de alejamiento. Ya me tiene harta por todo (…) No quiero terminar muerta ni él en la cárcel, acá es mejor terminar, porque un día de estos terminará matándome”.

Un hecho violento en la primera inspección ocular

A partir de ahí empezó una minuciosa investigación policial conjunta de las Unidades de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de Policía Nacional de Ciudad Real y Santander para investigar la desaparición. La primera inspección ocular en el estudio de alquiler que ocupó la pareja pero que abandonó solo el acusado el 21 de agosto, dos días antes de que finalizara el contrato, revela que ahí se ha cometido un hecho violento. Se hicieron hasta tres inspecciones en las que la policía halló restos de sangre, tejidos e incluso restos óseos.

La casera echa en falta un edredón, sábanas y prendas de empapar, y le aporta a la policía enseres que la pareja se dejó en la casa cuando se fueron entre ellos el bolso de Nancy Paola, prendas de vestir, y el envoltorio de una piqueta de cortar carne con un tique que permitió identificar el bazar chino en el que Carlos Andrés Bustamante la había comprado unos días antes.

El acusado denuncia su desaparición el 27 de agosto

En paralelo y sabiendo que lo buscaban (los hermanos de Nancy y su madre hablaron con él esos días) Carlos Andrés fue el 27 de agosto a una comisaría de Madrid a denunciar “la desaparición de una amiga que ejercía la prostitución”. La Policía Nacional de Ciudad Real ya había dictado una orden de detención y en ese momento quedó detenido en principio como sospechoso de un delito de violencia de género. En el momento de detención el acusado llevaba joyas y baratijas de Nancy en su poder, que según su familia ella en vida jamás le habría dado a nadie.

Las cámaras de videovigilancia

Las cámaras de videovigilancia en zonas públicas de Santander, una de ellas de la sede de la Policía Local, próximas al apartamento que alquilaron, además de cámaras de tráfico y de la estación de autobuses, permitieron a la policía reconstruir los pasos de Carlos Andrés entre el 21 y el 23 de agosto. Sobre todo, el día 21, cuando se le ve acarrear un carrito de la compra con peso en dos ocasiones hasta el lugar en el que unas semanas después la policía encontró descuartizado el cadáver de Nancy.

La Policía siguió a Bustamante y encontró a Nancy

Para los investigadores esta prueba es clave, y le explicaron al jurado al jurado que si no es por los seguimientos a Bustamante el cadáver nunca habría aparecido, es más ni se habían imaginado un descuartizamiento como el que se encontraron. “En la maleza aquella no entra nadie”, dijo el inspector de la UDEV de Santander.

A Bustamante lo volvieron a ver por Santander el 23 de agosto por el parque del Agua, donde se había desprendido de los restos de pareja, que esperaba un hijo de él (tenía un embarazo de catorce semanas). Esta visita a Santander es extraña, más cuando el 21 había dejado la ciudad para irse a Burgos primero y luego a Bilbao.

En el juicio varias personas que interactuaron con el acusado esos días de agosto. No solo le dijo al camarero al que le pidió un whisky la noche del 20, sobre las once y cuarto, que a su mujer la habían matado en Estados Unidos, también a otras dos camareras de un bar, que lo reconocieron como el chico que el 21 de agosto entró a pedir ayuda y se echó a llorar allí diciendo que su mujer embarazada había muerto de Covid-19 en Miami.

El cuerpo apareció el 17 de septiembre

Tras el visionado de cientos de horas de grabaciones de esas cámaras y una búsqueda infructuosa en el mar, los policías llegan a la conclusión de que Nancy está en una zona apartada intransitable próximo al parque del Agua, a la que ven acercarse a Bustamante con el carrito en varias ocasiones en las cámaras. El 17 de septiembre acceden con los ‘Geo’ al paraje y encuentran el cuerpo en cuatro bolsas.

Nancy Reyes murió estrangulada

Los forenses del Instituto de Medicina Legal de Santander que hicieron la autopsia de los restos de Nancy e intervinieron el viernes pasado en el juicio creen que murió estrangulada “por comprensión cervical extrínseca de tipo antebraquial”. Un tipo de estrangulamiento que por lo general se produce atacando a la víctima por la espalda.

Los peritos confirmaron ante el tribunal que, al cuerpo, que encontraron desmembrado oculto en cuatro bolsas en una zona intransitable de Santander, le faltaba el feto, aunque en el análisis del cadáver de Nancy encontraron signos de que la asesinada era una mujer gestante. La joven había pasado unos días antes por el Hospital Valdecilla de la capital cántabra por molestias en su embarazo, por lo que existen informes de que entre el 16 y el 19 de agosto la mujer estaba viva y su futuro bebé también.

 

 

 

Reporte del clima