“No comí, ni dormí por cuatro días”, el relato de una guatemalteca retornada por el Ceibo - TN23NOTICIAS

“No comí, ni dormí por cuatro días”, el relato de una guatemalteca retornada por el Ceibo

26 de Agosto 2021

"Me regresaré a Santa Rosa, yo no pienso regresar a Estados Unidos, está duro, que uno lleve a sufrir a sus hijos", remarcó.

Una joven guatemalteca, madre de una menor de dos años, que pretendía ingresar de manera ilegal a Estados Unidos, y reunirse con sus familiares, en territorio estadounidense y en su intento fue detenida por las autoridades migratorias, en Texas, por lo que a su regreso en la frontera El Ceibo, Petén, narró como fue el su proceso de deportación.

Venimos deportadas desde Estados Unidos, no traemos ni un centavo en la bolsa, fuimos detenidas en Texas. Luego nos enviaron en Avión a Villa Hermosa, México.

No nos dijeron nada, solo nos llegaron a sacar, pensamos que nos llevarían con nuestros familiares peno no dijeron nada, ni que nos iban a deportar, absolutamente nada”.

Lo único que hicieron fue llamarnos, subirnos al avión, y supimos que estábamos en Villa Hermosa, México, luego nos trasladaron en bus, hasta la frontera el Ceibo Petén”.

Al preguntarle de donde era y quién era la niña que ella cargaba en su sus brazos declaró lo siguiente:

Yo soy de Santa Rosa, ella es mi hija tiene dos años, solas las dos nos fuimos, tengo a una tía y a un hermano en Estados Unidos, con ello iba a llegar”.

Sobre cómo fue que a ella la detuvieron brindó por menores del caso.

El viernes por la noche no detuvieron, nos tomaron los datos y fuimos dirigidos a Migración de Estados Unidos, nos permanecimos tres días, hasta hace como dos días nos llamaron”.

Sobre su futuro se le preguntó qué volverá hacer ella aseguró que no regresará en busca del “Sueño americano”.

Me regresaré a Santa Rosa, yo no pienso regresar a Estados Unidos, está duro, que uno lleve a sufrir a sus hijos. No dormí por cuatro días, tampoco comí cuatro días, durante el camino, de balde el esfuerzo, porque no nos preguntaron nada, Ya no pienso regresar, pobre mi hija, qué necesidad tiene ella para estar sufriendo. Ya intenté, pero Dios sabrá porque no nos dejaron”.

Cuando se le preguntó si se había ido sola o hubo personas que la guiaron, respondió que si hubo alguien que la guió.

Íbamos con alguien que nos servía de guía, ya no los vimos, porque toda vez que uno pasa el río, ya no los vemos. Yo ya estaba en Texas”. 

 

Expertos en migración confirman que los coyotes están engañando a embarazadas

Reporte del clima

Señal en vivo

Cargando...